La piedra

13 abril 2007

 

Tiré la piedra y no recuerdo donde. Oí su estruendo al chocar contra otras. Vi su silueta alejarse a la fuerza. Noté mi mano ensangrentada de agarrar con fuerzas sus puntas. Era pequeña y cortante, mis cicatrices lo demuestran, pero a la par era fuerte y suave. Todavía tiene mis lágrimas, esas que nadie más ve y nadie más siente. Cierro los ojos y la recuerdo todavía conmigo, escondida en mi mano, para que nadie más pueda tenerla, para que nadie más… ¿Por qué la tiré? ¿Por qué mi mente borró ese momento?
Cuando el final no es más que un principio que te toca caminar sin poder volver atrás.

3 Han volado hasta mi Luna...:

Anónimo dijo...

Pues yo creo que fue bueno que tiraras esa piedra ya que te producia heridas. ¡Sera por piedras! Las tienes de todas clases, solo tienes que cojer una que sea fuerte y suave, simplemente, sin heridas de por medio (que existen esas piedras, que si).
No se puede volver atras, cierto, pero si curar las heridas que te quedan.
Ya te llevare el martes un canto rodao que hay en el corralon de mi barrio, de estos suaves que veras como relaja tocarlo!
Besos!

krikri dijo...

¿Un canto rodao del corralon de tu barrio??? q poco me quieres!!!seguro q tiene más enfermedades q cualquiera encontrado en Egipto!!! ;)
En fin, en busca de esa piedra fuerte y suave que dices que existen... (una piedra que no te hace heridas??q fuerte!!:P)
BESOS!

marina dijo...

pfff, yo ayer mandé entre unas fotos una que no tocaba, supongo que sólo lo noté yo, asi que la pedrada me la comí yo con patatas... pfff, ya te contaré. bss